Pruebas de fertilidad para mujeres: ¿cuáles son y en qué consisten?
a close up of a imdi
Grether

Dra. Grether Perez Diaz

16 de octubre de 2023

INTRODUCCION:

Desde el año 1973 cuando el equipo de Monashen consiguió el primer embarazo  mediante técnica de reproducción asistida hasta la fecha mucho ha sido el camino recorrido para clinicos, biólogos e investigadores que dedicamos buena parte de nuestro tiempo a la mejora en los resultados de las técnicas de reproducción asistida.

Durante estos años hemos dado nuevos enfoques a la medicina reproductiva  lo cual nos ha permitido cambiar conceptos y entender mejor el funcionamiento del sistema reproductor femenino y masculino. 

Hoy en dia tendemos a usar el termino Disfunción reproductiva cuando nos referimos a parejas con problemas de esterilidad o infertilidad. mLa imposibilidad de concebir tras un año de relaciones sexuales sin protección anticonceptiva debe ser el momento en el cual considerar el inicio de estudios y asesoramiento especializado, dirigiendo los estudios iniciales con pruebas contrastadas que diagnostiquen las posibles alteraciones.

DESARROLLO:

En el estudio inicial de la disfunción reproductiva se deben tener en cuenta ambos miembros de la pareja, si embargo en este articulo nos referiremos al estudio de la mujer.

Dado que la edad biológica de la mujer es un factor determinante en su capacidad reproductiva consideraremos necesario el inicio de los estudios cuando:

  • Para Mujeres menores de 35 años: tras un año de relaciones sexuales sin protección no se ha logrado un embarazo.
  • Para mujeres mayores de 35 años: al cabo de seis meses de relaciones sexuales sin protección no se ha logrado gestación.

Cuando una mujer acude a la consulta especializada de fertilidad no solo nos limitaremos a indicar una serie de estudios, sin dudas importantes, antes debemos conocer determinados aspectos que pueden estar relacionados con la disfunción a estudiar y tratar.

¿Cómo se ve esto desde el punto de vista médico?

1. La Anamnesis o interrogatorio de la paciente nos aportara informacion sobre, posibles enfermedades presentes que seguramente la mujer no relaciona con su compromiso reproductivo, pudiendo mencionar patologías autoinmunes, alteraciones endocrinometabólicas, cirugías previas abdominales realizadas, con especial importancia cirugías pelvicas. Este interrogatorio tambien nos permitirá conocer si la paciente tiene hábitos tóxicos (alcohol, tabaco), la situación de estrés emocional, si se han producido cambios bruscos de peso o exceso en realizar ejercicios físicos, pudiendo estos últimos producir alteraciones en el ciclo ovulatorio.

2. La exploración médica general descubrirá al especialista algunos posibles signos clínicos que podrían orientar determinados desordenes endocrinometabólicos como la presencia de Hirsutismo (presencia de vellos en determinadas partes del cuerpo que no son habituales en la mujer), y que podrían traducir un hiperandrogenismo de causa ovarica o suprarrenal, o aumento en el IMC que estaría relacionado con alteraciones en la glándula tiroide, o con hiperinsulinemia.

3. La exploración ginecológica, incluyendo una ecografia vaginal nos informará sobre la presencia de patología orgánica concomitante causante o no de la disfunción reproductiva y de total importancia para el diagnostico de alteraciónes uterinas, miomas uterinos, pólipos endometriales, ovarios poliquísticos, quistes ováricos, endometriosis y presencia de hidrosalpinx. La realización del Recuento ecográfico de Foliculos Antrales objetivará la reserva funcional ovárica junto a la determinación de la AMH. 

Analiticas generales:

  • Hemograma completo.
  • Serologias ( hepatitis B, hepatitis C, VIH, Rubeola, Toxoplasmosis, Lues)
  • Pruebas de coagulación 
  • Bioquímica
  • Citología cervico-vaginal

Estudios Hormonales:

1. Determinación en sangre de AMH, FSH, LH, 17-B-ESTRADIOL (dias 2do al 4to del ciclo menstrual) y determinación de Progesterona:

La determinación de AMH (hormona Antimulleriana) es imprescindible siempre. La determinación de FSH, LH, 17-B-estradiol pueden ayudar ante la sospecha de un hipogonadismo-hipogonadotropo, en mujeres mayores de 35 años con una reserva ovarica comprometida o en mujeres con ciclos irregulares, independientemente de la edad. 

En el momento de valorar si una mujer menor de 37 años ovula, se podría además solicitar una determinación de Progesterona plasmática en fase medio lútea (días 21o ó 22o del ciclo). 

2. Determinación de prolactina (PRL) y TSH:

    Los niveles plasmáticos de PRL deben ser siempre solicitados ante las sospecha de anovulación (ciclos irregulares o amenorrea secundaria), presencia de Galactorrea o sospecha de Adenoma de Hipófisis. La PRL es una hormona con una alta sensibilidad por lo que puede verse alterada por el estrés o la ingesta de determinados medicamentos, en estos casos podría estar indicado repetir un segundo valor a los 20 minutos de la primera muestra o durante la fase lutea media del ciclo menstrual.

    En mujeres con ciclos menstruales regulares y sin antecedentes de alteraciones tiroideas carece de valor diagnóstico indicar el estudio de la TSH, sin embargo el estudio de esta hormona en muchas ocasiones nos muestran la presencia de un hipotiroidismo subclinico, siendo recomendación de diversas sociedades científicas no buscar embarazo ante niveles de TSH superiores a 3,5 mU/L, es recomendable solicitar ademas anticuerpos antitiroideos (Ac antiperoxidasa y Ac antitiroglobulina).

 Estudio del Factor tubo peritoneal:

El estudio de la permeabilidad tubárica mediante Histerosalpingografía (HSG) y/o Histerosonosalpingografía (HSSG) nos permitirá conocer si es en las Trompas de Falopio donde se encuentra la disfunción reproductiva, pudiendo dificultar su obstrucción el paso de los espermatozoides, impidiendo el encuentro entre ambos gametos (ovulo y espermatozoide) para que se produzca la fecundacion. 

1. Histerosalpingografia (HSG): 

Consiste en la visualización fluoroscópica y radiográfica de la cavidad uterina y trompas, tras la inyección intracavitaria de un contraste opaco, de 2 a 5 días después de la menstruación.

2. Histerosonosalpingografia (HSSG):

Consiste en una visualización ultrasónica en tiempo real, mientras se instilan bolos de 1-2ml de suero salino o micropartículas de Galactosa (Hy- CoSy). Evita la radiación y el riesgo de reacción alérgica al contraste, y es más sensible y específica que la HSG para detectar patología intracavitaria. 

La European Society of Human Reproduction and Embryology (ESHRE) en su publicación numero 15 del año 2000 se refiere a los estudios anteriormente mencionados y explicados como las recomendadas en la buena practica clínica.   

 

CONCLUSIONES:

  • El inicio de los estudios de disfunción reproductiva en la mujer deben iniciarse en las mujeres menores de 35 años, si tras un año de relaciones sexuales sin protección no se ha logrado embarazo. En mujeres mayores de 35 años, deben iniciarse al cabo de 6 meses de búsqueda sin embarazo.
  • Existen dos factores femeninos que presentan una marcada relación con la posibilidad de concebir un embarazo: 
  1. Que la mujer tenga una buena reserva funcional ovárica (evaluada mediante la AMH y un RFA)
  2. Que la mujer no tenga un factor tubo-peritoneal, evaluado mediante HSG y/o HSSG.

También te puede interesar:

Tratamientos en nuestra Clínica de Fertilidad Gaia

En Clínica de Fertilidad Gaia, comprendemos lo complejo que puede ser este camino.

Por ello, disponemos de un equipo humano interdisciplinario y especializado en tratamientos de vanguardia y en apoyo emocional.

Además, te ofrecemos una amplia gama de tratamientos de fertilidad, como la Inseminación Artificial y la fecundación in vitro.

También nos especializamos en el Método ROPA y la Ovodonación.

¿Quieres saber más de nuestros tratamientos?

Consulta la Guía de tratamientos aquí >>

 

 

reseñando fertilidad

Guía de Fertilidad

Aprenda los conceptos básicos del tratamiento de fertilidad con una guía gratuita que le describirá qué esperar durante su tratamiento.

La descarga se ha realizado con éxito

Abrir chat